Saltar al contenido

Receta de Guirlache, el turrón aragonés

El guirlache es uno de los dulces navideños elaborados con almendra más tradicionales. Aunque hoy en día se encuentra en casi todas partes, el guirlache es especialmente tradicional en Aragón, donde se le califica como el turrón aragonés.

El guirlache más tradicional sólo contiene dos ingredientes: almendra y azúcar. Podría parecer sencillo, pero sólo en las manos de los más expertos artesanos adquiere un sabor balanceado inigualable. El secreto del guirlache es encontrar el punto exacto de tueste del caramelo y las almendras a la vez que las cantidades de ambos ingredientes logran un sabor redondo.

El origen del guirlache

Por los datos de que se dispone, se cree que el guirlache tendría origen medieval. Es posible que tenga raíces árabes, aunque también podría haber aparecido después. Lo que sí parece aceptado es que el guirlache apareció en el antiguo Reino de Aragón.

El nombre de este dulce tan tradicional se lo dieron los franceses invasores durante el siglo XIX. La palabra guirlache proviene del vocablo francés grillage, que viene a significar “algo tostado”.

Ingredientes para elaborar guirlache de almendra

Para elaborar nuestro guirlache tradicional sólo necesitamos dos ingredientes: azúcar blanco y almendras tostadas sin piel. Las almendras deben de ser de la variedad Marcona, que son las de mejor calidad.

Cantidades: misma cantidad de almendra que de azúcar. Una cantidad recomendable es utilizar 500 gramos de cada ingrediente.

almendra marcona

Cómo hacer guirlache de almendra

La receta del guirlache es realmente sencilla. Apenas te llevará unos minutos elaborarla.

El primer paso que debes dar es poner al fuego el azúcar. Para ello nos serviremos de una cazuela de acero. Es importante derretir el azúcar lentamente, por lo que pondremos el fuego bajo. Si lo ponemos alto corremos el riesgo de quemar el caramelo. Es un dulce tradicional, es mejor hacerlo despacio, como lo hacían nuestras abuelas.

Una vez que el azúcar esté completamente derretido y tenga un color intenso a miel, añadiremos todas las almendras de golpe. Debemos remover bien las almendras para que queden completamente empapadas con el caramelo. Para este paso podemos apagar el fuego mientras movemos la mezcla dentro de la cazuela.

Por último colocaremos un papel de horno sobre una superficie plana, a ser posible de piedra o de mármol, y sobre el papel echaremos todo el guirlache aún caliente. Con la ayuda de una espátula o una cuchara extenderemos bien el guirlache para que nos quede una capa fina. Si nos quedase un guirlache grueso sería complicado e incómodo de morder.

Finalmente podemos partir el guirlache en porciones o dejarlo en forma de tableta. Para partirlo cómodamente deberemos esperar a que el caramelo solidifique un poco, pero antes de que se enfríe completamente. De esta manera no se nos partirá en mil pedazos.

Ahora ya sólo nos queda disfrutar de nuestro guirlache tradicional.

guirlache de almendra

Comprar guirlache de almendra

Si no quieres complicarte y prefieres disfrutar del mejor guirlache, elaborado por maestros expertos, a continuación te ofrecemos una selección de guirlaches en oferta para que los disfrutes en tu casa. Son deliciosos!

Está presentación de producto se ha realizado con AAWP plugin.