Saltar al contenido

Receta de Almendras garapiñadas

Sí, has leído bien, garapiñadas y no garrapiñadas. Estas almendras envueltas en caramelo tostado son uno de los dulces más típicos de la ciudad de Alcalá de Henares, el lugar de nacimiento del escritor más importante de la Hispanidad, Miguel de Cervantes.

Las historia de las almendras de Alcalá

Las almendras garapiñadas de Alcalá de Henares son un dulce centenario. Además, sus primeras productoras las siguen elaborando con la receta tradicional. Desde la segunda mitad del siglo XVII las monjas del convento de las Clarisas de San Diego elaboran de manera artesanal estas deliciosas almendras.

Al tratarse de monjas de clausura tienen prohibido ver a los visitantes que se acercan al convento para adquirir sus almendras, por lo que la compra se realiza a ciegas. El convento dispone de una ventana giratoria, donde el interesado deposita el dinero de las almendras. La monja responsable hace girar el artilugio, recoge el dinero y deposita allí el dulce, girándolo la ventana otra vez para que el comprador pueda llevarse el producto.

Aunque las monjas producen este dulce típico desde el siglo XVII, la primera receta la encontramos ya a mediados del siglo XVIII. En el recetario de repostería de Juan de la Mata de 1747 se especifica claramente cómo elaborar almendras garapiñadas o almendras de Alcalá, como aparece el título en la receta.

Ingredientes para elaborar almendras garapiñadas

Los ingredientes para elaborar unas deliciosas almendras garrapiñadas no podrían ser más naturales. Solamente emplearemos:

  • Almendras sin pelar
  • Azúcar blanco
  • Agua

La cantidad de los ingredientes queda a tu elección. Solamente tienes que tener en cuenta que tienes que poner la misma cantidad de cada uno de ellos. Para no hacer demasiada cantidad, te recomendamos hacer un vaso grande cada vez.

Cómo elaborar almendras garapiñadas

La elaboración de las típicas almendras de Alcalá es muy sencilla pero algo laboriosa.

El primer paso será tomar una sartén atiadherente o una cazuela amplia y ponerla a fuego medio. Primero añadiremos el agua y el azúcar blanco. Debemos mezclar los dos ingredientes bien. Justo cuando el almíbar comience a hervir añadiremos las almendras sin pelar a la mezcla.

Aquí es donde comienza el trabajo laborioso. Deberemos estar moviendo las almendras constantemente hasta que estén hechas. Primero veremos que el agua desaparece y que el azúcar se seca, quedando con un aspecto polvoriento. No nos debemos asustar. Tenemos que seguir moviendo la mezcla hasta que el azúcar seco comience a derretirse y se convierta en caramelo.

Cuando las el caramelo se haya tostado apagaremos el fuego y retiraremos las almendras del recipiente que hayamos utilizado para cocinarlas. Para dejarlas enfriar es recomendable utilizar una superficie de piedra o mármol protegida por papel de horno. Para que no se nos queden pegadas, las separaremos en este paso. Una vez terminadas, las podemos guardar en un bote de cristal o comerlas directamente.

almendras garrapiñadas

Comprar almendras garrapiñadas

Si se te ha abierto el apetito y quieres encargar un buen surtido de almendras garapiñadas, aquí te dejamos algunas ofertas que tardarán casi nada en llegarte a casa. Incluso tienes una estupenda oferta para comprar 5 kilos de una sentada!

Está presentación de producto se ha realizado con AAWP plugin.